La importancia del contenido

El contenido importa, hoy más que nunca

Gustavo Bellino

El contenido de valor es la mejor manera de atraer a un posible cliente. Permite conectar la marca con el cliente con la intención de que éste finalmente elija comprar de una manera más informada y fidelizada.

Las marcas cuentan actualmente con un poderoso canal de comunicación que es el online, y es muy diferente al tradicional en varios aspectos:

  • La comunicación es bidireccional (existe la interacción entre emisor y receptor);

  • La cantidad y frecuencia de datos son mayores (para cumplir con requisitos de los algoritmos de posicionamiento), lo que obliga a ser más creativos para no repetir datos;

  • El contenido debe ser equilibrado en cuanto a mensajes de valor y venta (regla 80/20) para no caer en el spam.

Encarar un canal online (web, blog, redes sociales) con las mismas estrategias que se utilizaban para los tradicionales, es un grave error, puesto que el público se encuentra predispuesto de una manera distinta a los primeros, en el sentido de que:

  • no acepta los mensajes publicitarios irruptivos e imperativos;

  • es prosumer (consumidor y productor de contenidos) por lo que desea participar en la conversación, comentando y compartiendo aquellos contenidos que considera interesantes.

Finalmente, diversos estudios nos demuestran que:

  • una buena estrategia de contenido cuesta un 62% menos que otras tácticas (Demand Metric);

  • las compañías que escriben más de 15 veces al mes multiplican por 5 el tráfico (Hubspot);

  • El contenido interesante está entre las 3 razones por las que los usuarios siguen a una marca (Content+);

  • Según el 53% de los profesionales la generación de contenido es la táctica SEO más efectiva (Marketing Sherpa).

Entendiendo este contexto, llegamos a comprender la importancia que cobra el contenido de valor en el mundo online, diferenciándose totalmente del publicitario tradicional en la medida en que atrae y retiene al consumidor, brindándole conocimiento, entretenimiento y una excelente manera de relacionarse con la empresa y sus productos, a la vez que -gracias a la comunicación bidireccional- permite una viralización orgánica (no paga) que impulsa su posicionamiento a gran escala y a menores costos.